Asociación Bancaria de Panamá

Principios básicos de la ética empresarial

Los principios básicos son de aplicación a todo tipo y tamaño de empresas que desean desarrollar sus actividades internas y externas dentro del marco conceptual de una conducta o actuar ético, lo cual es fundamental en cuanto a su efectividad como empresa, así como en su condición de “ciudadano corporativo”, recibiendo por ello el merecido respaldo de sus asociados, clientes o usuarios, y forjándose una larga y honorable trayectoria y un prestigio en cuanto a honestidad e integridad, dos valores fundamentales que alcanzarán un merecido reconocimiento, al igual que una garantía de éxito presente y futuro.

Sin la intención de puntualizarlos en forma completa, se trata de algunos principios éticos, prácticas de un buen gobierno corporativo y políticas generalmente aceptadas, que han de ser adoptados e implementados sector por sector, empresa por empresa, teniendo en cuenta la legislación y reglamentaciones aplicables, así como también circunstancias específicas, tales como el tamaño de la empresa:

I.- GOBIERNO CORPORATIVO Y RESPONSABILIDAD DE RENDIR CUENTAS

Prácticas para la vigencia de un buen gobierno corporativo, incluyen entre otras las siguientes:

a.- Mecanismo de Consulta, Seguimiento y Auditoria Ética

El actuar ético no sólo debe ser una política crucial de la empresa; también la empresa podría establecer un mecanismo interno de consulta, seguimiento y auditoria ética, que involucre toda la estructura del gobierno corporativo de la empresa, para que sirva de consulta, revise y de seguimiento a las prácticas de auditoria interna de la empresa, a la vez que supervise otros aspectos de los sistemas de control y preparación de informes financieros, así como las políticas de ética empresarial.

b.- Informes acerca de infracciones

De la misma manera, todo representante de la empresa que crea que otra persona dentro de la empresa esté violando las políticas de la empresa o leyes locales, o esté por involucrarse en alguna actividad que podría afectar el prestigio de la empresa, debería comunicarlo inmediatamente según el mecanismo interno de consulta, seguimiento y auditoria ética que para ello cada empresa determine.

c.- Contabilidad y Controles Internos

Para controlar los asuntos de una empresa y mantener la precisión de sus informes financieros, es esencial registrar, en forma exacta, la información contable de todas las transacciones realizadas. La información precisa es el lenguaje que comparte la gerencia con las diversas funciones dentro de la empresa y también debe ser la consigna común en comunicaciones con accionistas y otras audiencias.

El registro, conservación y elaboración de informes financieros debe cumplir con las disposiciones legales correspondientes, con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados y con los lineamientos de control emitidos por cada empresa. En cuanto a las operaciones que implican un registro contable, tales registros se deben ingresar con precisión y honestidad, y respaldados en todo momento por documentación que sustente la transacción, que cumpla con los requisitos fiscales y que sea exacta. Para su preparación se requiere razonable detalle, registro en las cuentas contables y asientos en el momento que suceden las operaciones. Esta prohibido modificar o falsificar documentos, registros e informes, así como ocultar información que pueda alterar los registros financieros y afecte o pueda afectar a la empresa.

Esta responsabilidad no es exclusiva de los contadores que registran las transacciones realizadas, sino de prácticamente todo representante de la empresa que de alguna manera contribuya a la creación de los registros de la empresa mediante la confección de informes de gastos, registros de tiempo o de tareas realizadas, informes de actividades, etc.